viernes, 26 de abril de 2013

Pequeños laberintos masculinos, de Guillermo Arróniz



Esta recopilación de relatos, llegó a mis manos por casualidad.  El escritor, Guillermo Arróniz, reseñó mi novela "Lo que queda de mí", en la edición digital "El libre pensador".  Buscando información acerca de la "amable persona" (sí, sí, me sorprendieron sus más que alentadoras palabras) que había hablando tan positivamente de mí, descubrí que también escribía, ¡y además tenía una novela publicada!

Manos a la masa: busco "Pequeños laberintos masculinos", editado por Egales.  Lo compro, y me lo leo.

Reconozco que no soy muy dado a los relatos cortos.  En ocasiones, alguna de las historias se me quedan cortas y otras, en cambio, se me hacen largas.  En su caso, me ha gustado mucho el que dentro del laberinto, haya plasmado desde el más básico instinto de la atracción sexual, culminando en varias escenas íntimas sin que llegue a ofender, hasta Ángeles de la Guarda.  Nos encontramos desde efímeros y placenteros revolcones  hasta la máxima de platónicos que condicionan la vida de los personajes.  

Sabe conjugar la riqueza del lenguaje con su narrativa, fresca, nada rebuscada y un cierto toque de nostalgia que, facilita la lectura.

Es cierto que en las Comunidades Autónomas monolingües, tienen la ventaja de que un segundo idioma no se solapa, ni con barbarismos, ni con localismos adaptados.  Es una gran ayuda, y se nota en su escritura.  No intenta deslumbrar con un registro altísimo de vocabulario y, yo, lo agradezco, pues la lectura me puede llegar a cansar si cada dos por tres tengo que estar buscando en el diccionario.

A medida que los relatos van pasando página, te vas sumergiendo en el hilo de historias un poco más complejas, pero, el resultado, es una interesante y recomendable lectura.

Bajo mi punto de vista, Arróniz, afortunadamente se desmarca dentro de una temática que, por suerte o desgracia, cada vez se va convirtiendo más en porno light.  Él, califico de mi obra para un "colectivo de gays castos", cosa que me hizo sonreír.  Entendí tal afirmación tras leer el primer relato de su libro, pero, para mi sorpresa, y a medida que iba metiéndome en el Laberinto, dejé mis prejuicios sobre escenas íntimas para disfrutar de una lectura y, una parte de las relaciones que, sin duda, están ahí.  Por mucho que yo no las narre.

Nada ofensiva y altamente recomendable.

Os dejo el link de Amazon














viernes, 19 de abril de 2013

Time Out Barcelona

Fes-t’ho tu mateix

dilluns, 8/04/2013 


sergiferez2.jpg



“Si no et publica cap editorial, fes-ho tu mateix”. El Sergi Férez (1971) ho té clar. Aquest escriptor, nascut a Mollet del Vallès però resident des de fa molts anys a Medinyà, va tenir guardada en un calaix més de cinc anys la seva primera novel·la, Ilusiones de marfil, una història que va escriure “per enamorar a algú” i protagonitzada pels alter ego d’ell mateix i de la seva millor amiga. “Vaig trucar a moltes portes però mai vaig obtenir respostes. Al final, em vaig cansar i vaig optar per l’autoedició en format de llibre electrònic. El vaig posar a la venda a Amazon i va ser un èxit”, explica cofoi.

La història de Férez és un bon exemple de com la indústria editorial ha canviat en els darrers temps. L’autor, que fins fa poc regentava un gastrobar a Girona, va publicar fa un any el seu primer llibre d’una forma autodidacta i intuïtiva i en poc temps es va convertir en número 1 de vendes de l’apartat de ficció de temàtica gai i lèsbica de la popular botiga electrònica a l’Estat espanyol. Al principi, l’única promoció que va fer va ser a través del seu blog i la seva pàgina de Facebook. Les bones crítiques dels usuaris i un preu baix, entre 1 i 4 euros, van fer que es mantingués en la llista dels més venuts durant uns quants mesos i anés guanyant lectors. “Després de moltes decepcions va ser molt reconfortant veure que la meva feina agradava”. En tot aquest temps s’han descarregat uns 800 exemplars. No són xifres massives però no estan gens malament per un llibre de temàtica gai a casa nostra.

Ilusiones de marfil és una comèdia lleugera, propera al gènere chick lit d’èxits com ara El diari de Bridget Jones. Tots els personatges són reals i l’escenari principal és Barcelona. La ciutat també és un dels personatges destacats de la seva segona novel·la, la recent Lo que queda de mí, obra guanyadora del XIV premi Odisea de narrativa gai. En aquest cas, l’autor ha canviat de to per explicar la història de l’Eric, un dissenyador gràfic que perd a la seva parella de forma tràgica. “Tenia ganes d’oferir una mirada optimista davant d’un tema tan dur com la pèrdua d’un familiar, per això, tot i que és trist, la novel·la sempre resulta esperançadora”. En aquesta ocasió Férez es va presentar a un concurs literari i el va guanyar. Està convençut que els seus bons resultats a Amazon hi van tenir alguna cosa a veure. El llibre s’ha publicat en paper però l’experiència està sent agredolça. “Hem tingut problemes amb l’edició i no m’agrada gaire com estan tractant la novel·la”, engalta. Però no defalleix. Ell mateix s’organitza la promoció al mateix temps que continua escrivint. Ja té acabada una tercera obra i treballa en la continuació de la seva primera història. Potser torna a presentar-se a algun premi literari, però sinó hi ha sort, no té cap dubte: tornarà a autoeditar-se. “Jo el que vull es arribar als meus lectors i ara ja sé com fer-ho”.


Artículo de Josep Maria Sarri, de la revista Time Out Barcelona

Link del blog en el que aparece: 

 http://blogs.timeout.cat/yourdisconeedsyou/2013/04/08/fes-tho-tu-mateix/

jueves, 11 de abril de 2013

De presentaciones y demás

Puedo decir abiertamente que el lunes, en Barcelona, tuvimos una presentación especial: Edgar Lorenzo, el finalista y yo, juntos, presentamos nuestros premios gracias a los propietarios de la Librería Antinovs, Josep y María Vitas.

Admiro el desparpajo de Edgar, lo bien que se desenvuelve en público y lo ágil de su mentalidad.  Cuenta con una narrativa excelente, ¡¡¡y eso que solamente tiene 24 años!!! Su futuro dentro del mundo literario, está más que asegurado.  Llegará muy lejos.

Sin lugar a dudas, desde que me notificaron que era el ganador, me dio curiosidad el cómo se sentiría el finalista, y, al ver que él fue quién hizo el primer paso, me confirmó que no solamente era un buen escritor, además es que es un gran tipo.

Hay muchísimas coincidencias entre nosotros, no sólo que nuestros protagonista tengan el mismo nombre, descubrirlas, ha sido muy, pero que muy divertido.

Con el corazón en la mano, lo mejor de toda esta aventura es haber llegado a su lado.

Su novela, "Por ti no me rendiré", es una historia de la situación actual de los jóvenes homosexuales, con sus más y sus menos, pero en cierto modo, el nexo entre su generación y la mía (nos separan 17 años) sigue siendo común: la naturalidad y las ganas con la que uno sale del armario y se topa con un ambiente que, a veces, es excesívamente corrosivo, agotador y decepcionante.

Uno sale del armario para ser feliz, no para condenarse a un seguido de momentos sexuales que condicionan el movimiento gay nocturno.  Está muy bien, que cada uno haga lo que quiera con su vida, pero, más allá de la pasión esporádica, sigue adelante.  No es que piense que hay que salir para casarse, ni mucho menos, pero sí que opino que, muchas veces, el deseo de lo más y lo mejor, hace que no veas las oportunidades que la vida te pone por delante.

Victor, el otro protagonista de su novela, condiciona su vida para enamorar a Eric, y, eso, por muy de cuento de hadas que parezca, es lo que en el fondo hacemos todos: intentar mejorar para ofrecer una mayor y mejor visión de nosotros mismos.

Edgar, dice que no escribe en primera persona porque no sabe, así que utliza la tercera, pero, es lógico que el protagonista tome rasgos suyos.  En cambio, yo escribo en primera porque no sabría meterme en el papel del personaje principal sin sentir lo que narro.  Ambas opciones son válidas, y a la vista está que a él, se le da de maravilla.

Confío seguir disfrutando con sus historias, es más: estoy más que seguro.




miércoles, 3 de abril de 2013

Digerir una crítica destructiva

Si leo los post anteriores, puede dar la sensación de que lo que he escrito, en las dos novelas, parece que hayan recorrido un camino de rosas... pero no.  No todo han sido alabanzas y bonitas palabras.

El subir una novela a Amazon, y que esta plataforma no filtre según qué tipo de comentarios, es muy peligroso.  Todos sabemos el poder que ofrece el anonimato cuando estamos delante de la pantalla, y el abuso de vocabulario sumado a la compra aleatoria de una novela, puede restultar extremadamente desagradable.

Desde que subí "Ilusiones de marfil" y comenzara su venta, a día de hoy hay solamente 11 comentarios, de los que 9 son gratificantemente positivos y 2, bastante fuera de contexto.

No es que espere golpecitos en el hombro, ni mucho menos,  cada escritor tiene su público.  A mí me horrorizan según que novelas, pero jamás las catalogaría de "basura" o "cuentecillo cursi".  Por la portada, creo que se debería elegir, y si además se sabe leer, la sinópsis es un buen adelanto del contenido del libro.  Con más o menos suerte, con más o menos riqueza lingüística, pero toda historia merece, como mínimo, unas palabras menos insultantes, por mucho que sea una opinión negativa.

Si nos basamos en que, por desgracia, dentro de la temática gay masculina sólo vende lo porno/herótico, nos encontramos ante un sector que a la que no lee dos polvos de peli porno serie B, con machotes activos y musculados sobre sumisos pasivos, pierde la atención.

Las estadísticas de venta dentro de éste género, rondan los 130 ejemplares, por lo que me sorprende que las editoriales sigan lanzando tiradas de 400 unidades por edición.  De mi parte, saber que mi primera novela ha multiplicado varias veces el número de la estadística de ventas, me enorgullece.  

Os dejo el link de Amazon para que comprobéis las opiniones.  Ya me he quejado a la página por el contenido, pero la única respuesta ha sido que dan libre albedrío al lector... Me encantaría saber si no las editarían en el caso de ser reconocidos escritores.